Cosmic

Las Brechas Que La Micromovilidad Puede Llenar

itemprop="text"

Muchas cosas están cambiando en los últimos tiempos, y no solo es por la pandemia que estamos viviendo, mientras luchamos contra la crisis mundial de la salud pública, también luchamos contra el cambio climático y seguridad vial. Es necesario entender la importancia de la micromovilidad como protagonista contra estos problemas.  

En las ciudades más pobladas del mundo, la mayoría de los viajes ya se realizan a pie, en bicicleta y en tránsito. Muchas ciudades de la India, por ejemplo, tienen menos del 10% de los viajes realizados en automóvil. Si hay más opciones de micromovilidad, los viajeros tienen otra alternativa de vehículo privado, que aportan al planeta y son asequible para todos. No existe un consenso claro sobre lo que realmente significa la micromovilidad, sin embargo, ITDP (Institute for Transportation & Development Policy), lo describe como la creciente familia de dispositivos pequeños y livianos que operan a velocidades típicamente inferiores a 25 km y son ideales para viajes de menos de 10 km. Puede ser de propiedad personal o compartida, eléctrico o manual. 

Con la mayoría de los viajes urbanos en menos de cinco kilómetros, la micromovilidad presenta una oportunidad perfecta para que las personas se muevan de manera rápida, autónoma y lo más importante sin emitir contaminantes nocivos. Cada vez son más lo que se suman a esta tendencia, los sistemas compartidos de bicicletas y scooter han duplicado la cantidad de pasajeros dentro del año pasado.

Cada año nos encontramos con más sobrepoblación, la ONU predice que más de dos tercios de la población mundial serán habitantes urbanos para 2050. Más personas en las ciudades necesitarán acceso a servicios de movilidad. Y en estos momentos, nos damos cuenta que las ciudades no tienen suficiente espacio para moverse sin tráfico. Sin mencionar las amenazas a la seguridad y la calidad del aire que los autos representan para todos.  La micromovilidad responde a un problema que se presenta en estos momentos, y además, nos ayuda a resolver la brecha que se creará próximamente sino se hace algo al respecto. No podemos perder la oportunidad de priorizar el transporte no motorizado. Ahora es el momento para que las ciudades respondan construyendo infraestructura y haciendo espacios en nuestras calles para acomodar la micromovilidad.

Por eso es tan importante que la micromovilidad siga creciendo y  evolucionando para aportar a la calidad de vida de las personas. Esto está en camino de convertirse en un modo de transporte popular, seguro y bajo en carbono, durante la crisis que estamos viviendo y después. 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top